Las emociones dirigen las decisiones de compra, no la lógica.